9 mar. 2010

SIGUIENDO EL RIO DE MIAMI: PARQUE SEWELL


Nunca había visitado el parque Sewell. Que colindara  con un manicomio, no me atraía (no fueran a pensar que me escapé); y aunque me agradan los lugares solitarios y tranquilos, andar sola  en ciertas áreas de Miami es suicida. Con el manicomio ahora convertido en una torre de  condominios y apoyada en la valentía de un par  de amigas, me lancé a la aventura de conocerlo.
Cuanto tiempo perdido! Sin duda uno de los parques mas bellos de la ciudad. Se encuentra a la orilla del río de Miami  y fue el terreno de una fabulosa mansión que la ciudad compró y derribó en los años 60. Algunas estructuras extrañas quedan en el: columnas que no sostienen nada, escaleras escondidas entre la maleza, una bomba de agua y unas cuevas que tratamos de localizar, pero no encontramos.  Hay quienes aseguran que las cuevas  pertenecen a los primeros habitantes  de Miami; otros dicen que fueron construidas para almacenar alimentos durante la guerra civil; algunos alegan que forman parte de un proyecto de acueductos.
  El parque mide diez acres. Tiene  un área superior y el área a nivel del río, donde  el agua entra y lo inunda. Un grupo de palmeras lo bordean a la orilla del agua y bellos arboles y vegetación lo rodean. En el extremo este,  hay un embarcadero  de piedras; entre ellas se ven collares de colores, frutas y otros objetos. Son ofrendas que devotos le hacen a  Oshun, diosa de  las aguas dulces, la fertilidad y el bienestar económico. Desde allí hay una vista interesante de un puente en vías de extinción.
Oigo decir que se  construirá un embarcadero público. Leo que se instalarán las caballerizas de la policía ocupando una cuarta parte del parque y cualquiera de los dos proyectos implicaría cambios drásticos del ambiente natural  y la erradicación de las plantas exóticas aun existentes.
Meses después de la visita al parque, descubrí al azar la ubicación de las cuevas.  Están en la vertiente sur del río y son visibles desde la autopista 836. Sobre ellas se ha construido una mega-casa, por lo que asumo que no tienen ningún valor, (de haberlo tenido, sin duda, algún representante de la ciudad, hubiera luchado hasta con los dientes para preservar el patrimonio  cultural e histórico de las mismas)
  Este parque, además de bello, tiene mucha  historia y magia. ¿Cómo llegar? Toman  la avenida Olga Guillot; cruzan a la izquierda en la calle Celia Cruz y hacen una derecha en Willy Chirino.  Bueno, ese es material para un próximo blog.




2 comentarios:

  1. Hola Maribel no sabia que tenias un blog, y menos que era tan sabroso. Ya se a quien llamar cuando no sepa a sonde ir Miami>
    angel

    ResponderEliminar
  2. Angelillo! Que bueno tu por aquí. Te puedo dar algunos datos, nada turístico. Trato de encontrar la esencia de Miami.

    ResponderEliminar